Zs - "Xe" (Northern Spy, 2015)

La primera vez que le dí cera a Xe -último disco de Zs, banda newyorkina comandada por Sam Hillmer- me pareció algo así como el soundtrack imaginario que hubieran hecho Moe, Laurel y Curly para la pasada edición del carnaval de Río...claro, si el carnaval de Río existiera dentro de un capítulo de Adventure Times, Jake y Finn se hubieran pasado tres pueblos con el ácido y las estrellas invitadas fueran Albert Ayler, los Konono Nº1 y Sammy Hagar.

Los Zs inauguran en este LP su nueva formación de trio -en algún momento llegaron a ser seis en el escenario- con una jam esquizofrénica cuyo pulso rítmico sobretodo te deja por momentos con la mandíbula por el suelo y haciendo el baile del Gorila. Los encuentros de saxo, batería, guitarra y electrónica son casi un ejercicio de sinestesia cuyo único control imagino viene de haber tocado estas cinco piezas más de un millón de veces en el local de ensayo y en directo.

Hay muchos momentos de volatibilidad y altura en este disco pero es cuando la batería de Greg Fox viaja al África oriental cual metrónomo artesanal y Hillmer sopla el Saxo pensando en Sun Ra, Coltrane y las baladas de soft rock que le enseñó su profe de música en el instituto que la cosa ya roza lo bendito (hacia la mitad de Crops en adelante más o menos). Todo esto unido a lo que diablos sea que hace Patrick Higgins en la guitarra para que los otros dos chalados se entiendan convierten a este Xe en un digno competidor de la nave nodriza de "Encuentros cercanos del tercer tipo".

Sino fuera porque John Wiese ha editado hace poco algo sólo comparable al Regreso del Jedi (Deviate from Balance se llama el artefacto) yo diría que ya tenémos (vale, tengo) disco de -como diría mi madre- "música para gente a la que no le gusta la música" del año.