Travis Bretzer - "Waxing Romantic" (Mexican Summer, 2015)

La verdad fantaseaba con la idea de no-escribir sobre este disco, o mejor dicho, escribir sobre esto disco describiendo algún verano que recuerde con nostalgia o dando instrucciones de cómo hacer un gin-tonic pro y superior. Creo que sólo comentaré dos o tres cosas importantes pero primero lo primero: intenta buscar una piscina, ponte tu bañador preferido, tus gafas de sol, pilla tu revista de entretenimiento favorita, en pocas palabras “I can’t go for that (no can’t do)”....nos entendemos cierto ?

El disco de Bretzer -veinteañero afincado en Canada- es algo así como los Lens Flares que tanto le critican a JJ Abrams los fans de Star Trek (y ahora los hardcore fans de Star Wars), brilla como un puto sol jodiendote los ojos y evita que te acerques al fondo del asunto. Lo hace tan pero tan bien (quizá gracias a la excelsa producción de los colegas de la Haunted Graffiti de Ariel Pink) que llegas al final del disco con la sensación de haber escuchado 300 veces “Be my Baby” o “Band on the run”....el mismo efecto y la misma jodida estructura: Verso - estribillo - puente - estribillo - verso, aquí te lanzo mi reverb a la Prefab Sprout y aquí te cuelo un riff setentero para que la cosa vaya en plan “rico y suave”.

Llamalo easy-listening, música-para-ir-en-taxi-a-las-tres-de-la-mañana-con-la-chica-o-el-chico- que-te-estés-llevando-a-casa o copia y pega aquí la etiqueta más rebuscada que encuentres en la Wikipedia, da igual. Yo he contado por lo menos tres o cuatro hits, me he sorprendido a mi mismo tarareando el estribillo de “Promises” como un imbécil y le he recomendado el disco a mi madre. Escuchar este Waxing Romantic es transportarse inmediatamente a una publicidad escandinava de colonia, pinchar discos de baladas de The Cars o sonreirle a la chica que te gusta.

Inofensivo ? con muchas ganas claro. Venga, deja de ver videos de gatos en YouTube y ponte esto a más diez. Hazlo por el chi, por la fuerza o por Curt Boetcher pero rápido que por un minuto me he temido que el disco de Travis Bretzer sea como la leche de oferta del Mercadona, igual caduca en dos días y te lo vas a perder. Es más, si te hablo mal del disco el martes que viene por la tarde no me lo tomes en cuenta, vale ?.