Tallesen “Inca” (Bootleg Tapes, 2015)

Bootleg Tapes es uno de esos microsellos que adquieren cierta relevancia en círculos nerd ultra-especializados (tíos con auriculares en habitaciones poco ventiladas, básicamente) y sobre los que es virtualmente imposible calibrar su impacto en el -ejem- Mundo Real. Es la clase de refugio al que uno acude cuando has discutido con tu novia, te han sentado mal los tallarines yakisoba que has recalentado o todo a la vez. Se te caen los ojos y ya deberías estar en la cama, pero no puedes evitar seguir picoteando en el bandcamp del sello: D/P/I, Bryant Canelo, Jay Curry... La experiencia es lo más alejado que jamás existirá a un concierto de Grateful Dead, alabado sea el señor.

Tallesen (Cayman Johnson publicó disco el año pasado en Software y me gustaría mencionar que es jardinero full time en NYC) captura de manera notable esta forma de entender la vida en el Virtual Plaza, una estética de inteligencia artificial que recuerda remotamente a algo que en su día fue medio-humano. A diferencia de Vaporwaves y demás zarandajas (más tíos en habitaciones pequeñas, gracias), Tallesen no logra sus objetivos empleando referentes que encienden las neuronas de la nostalgia, sino cortando y pegando ritmos y sonidos, postales que parecen de tranquilidad pero acaban produciendo más desasosiego que otra cosa. Metralla y detritus variado sacado de la nube y cocinado con una MPC que funciona así así. Si uno se concentra mucho mucho puede acabar incluso bailando con esta mierda.
RIYL: James Ferraro o Jam City