Rihanna “Anti” (Tidal, 2016)

Estaba dudando entre reseñar el último trabajo de Rihanna o un disco de rock psicodélico turco de los sesenta, pero he pensado que os interesaría más conocer mi opinión sobre la barbadense (o es barbadiana?). A Repo* le gusta. “Anti”, ya lo sabreis, es el primer disco de Rihanna en tres años (el primero desde que dejó Def Jam) y contiene muy pocos momentos de esos que tengan vocación de petarlo en los clubs. A vuestra sobrina de doce años seguramente no le gustará este disco, dirá que es aburrido y que no hay “Umbrellas” (le podeis poner “Bitch better have my money”, del año pasado). Bien, se ve que es lo que quería la Ri-Ri, hacer un disco-disco y no simplemente agrupar singles. Le ha salido más o menos bien. Si todo fuera como la primera parte de “Anti” estaríamos ante un pepino de disco, pero lástima que la segunda mitad se acaba haciendo un poco larga -para cuando llega la insulsa versión de los horchateros Tame Impala vuestra sobrina ya hace rato que ha quitado el disco-. Secretamente -aunque quizá Repo** se está engañando a sí mismo- pienso que Rihanna quería hacer todo el disco como la primera mitad (producción minimalista de fumar crack, con guiños a peña chunga como Young Thug o Future), pero desde la discográfica presionaron para que hubiera momentos más clásicos y Adelescos, y las abuelas de Rolling Stone y Mojo -siempre amantes del middle-of-the-road- estuvieran tranquilas. En fin, se aprecia el cambio, y seguiremos atentos para ver por dónde tira.

* Mal del famoso?
** Me he dado cuenta, sí.