Re-editions#1: Annanan “New Wave Of Nature” (Black Opal, 2016)

Me he inventado esto de las Re-editions para tener una excusa para hablar del EP de Annanan que como ya hacen seis meses desde su publicación, hacer la reseña ahora queda como que no vamos a la última.
No hay mucha información sobre Anne y Tom y sinceramente no me interesa saber sobre ellos. Sólo sé que en noviembre los vimos con el Jorge en Berlín casi sin conocerlos, sólo habíamos escuchado el adelanto de este trabajo en Opal.
Fue en un lugar increíble, el about:blank//, y el indeleble recuerdo de aquella noche vuelve nítido a mis pupilas cada vez que me pongo el disco.
New Wave Of Nature es como una tarde gris de otoño. Una melodía de piano serpentea en un laberinto de claps, hi-hats y beats ultra-graves. Mientras suena hago el ademán de cerrarme el abrigo y acelerar el paso. No sé adónde voy ni adónde me lleva el tema. Cada tanto se oyen unas sirenas a lo lejos.

Sigue Bomb que parece transcurrir en una zona desierta de la ciudad cuando ya ha anochecido. Hand-claps y una línea de bajo acechante acompaña a una lenta melodía oscura. Tengo la sensación de haberme perdido. Creo estar dando vueltas por un barrio con calles anchas y mal iluminadas.

Del otro lado empieza Sphere mientras estoy haciendo cola para entrar a un edificio bajo la vía elevada del S-bahn. De repente un bombo gigante me empuja hacia adentro donde lo único que puedo ver es un muro de hormigón oscuro y unas escaleras. El ritmo de los sub-graves sigue golpeando las paredes, me acostumbro a la oscuridad y empiezo a entrar poco a poco en una masa de sonido y humo. Unos débiles y sucios acordes son el único ser que sobrevive a las rítmicas ondas de choque.

Todo acaba con Gone. El piano vuelve, dubitativo, para unirse al incesante sub-grave. Quizás ya haya luz afuera, y aquí la atmósfera está viciada y húmeda, pero los hi-hats se encargan de retenerme y sigo bailando en la oscuridad sobre un suelo pegajoso e irregular.

El bueno de Stephen tiene este disco a cinco libras en Bandcamp. Nunca invirtireis mejor una suma como esa.