Powder “H” (Cocktail D’Amore, 2017)

Había tenido que escuchar varias veces en el mismo día “Spray” en Soundcloud. Me había quedado enganchado a ese sonido suave, orgánico y a la vez muy energizante. Dió la mágica casualidad que al otro día encontré el 12" escondido en la parte de atrás de Paradiso. Digo escondido para mí, porque no suelo tener el tiempo de mirar lo que tienen por ahí. Cuando llegué a casa y lo puse, festival.

Decía que me había enganchado al sonido de Powder, sobretodo por sus percusiones africanas que parecen mezclar tambores, marimbas y cencerros. Pero cuando me puse a mirar quien era Powder (hasta ahí no sabía nada) fue cuando se cerró el círculo. Y es que últimamente casi toda la música que descubro y me captura por completo la hace una mujer.
Powder es Moko Shibata y vive en un apartamento minúsculo en Tokio. Trabaja de contable en una oficina sin ventanas en la planta cuarenta y tres donde nadie sabe que hace música. Cuando vuelve a casa por la noche, tras hacer horas extras, la música es lo que dibuja la primera sonrisa en su cara.

Aunque se podría clasificar como house, la música de Powder se introduce en varias atmósferas. En su debut en ESP Institute (“Highly”, 2015) hay partes casi ambientales. Le siguieron “Spray” y “Afrorgan”, ambos en Born Free Records (el sello de DJ Sling, Samo DJ y DJ City) donde florecen algunos ritmos más salvajes, vislumbrándose algo de techno en unos y trance en otros. Pero siempre guiados por una luz cálida y alegre.
Recientemente colaboró con 5ive y Samo DJ en el EP “Drunkenstein” y ahora acaba de editar otro 12”, esta vez en Cocktail d’Amore, donde sigue ampliando la riqueza de su sonido, añadiendo un poco retro-futurismo por el espejo retrovisor (en Heart) y gotas de roñosa humedad rave (en Hair).
Cuando necesitéis alegraros un día gris no se me ocurre mejor remedio que escuchar lo que primero tengáis a mano de Powder.