PC Noise x Pedicure Records “PC Noise x Pedicure Records, Vol. 1” (PC Noise, 2015)

Si tuviese que escoger ahora mismo tres momentos que marcarán mi año a nivel sociocultural, uno sería la última y recién finiquitada edición de Supervivientes, otro el bolo que Kyary Pamyu Pamyu dará en Octubre en Londres (única fecha fuera de Japón) y el tercero podría ser perfectamente la salida del primer volumen del recopilatorio PC Noise x Pedicure Records.
Tanto Pedicure Records (UK) como PC Noise (USA) se esfuerzan en dejar claro que ninguno de ellos tiene nada que ver con PC Music, algo que yo no sé si termino de creerme, pero bueno, ahí queda. Lo que sobre el papel puede parecer un ataque terrorista perfectamente organizado al corazón del sello británico o una parida sin sentido perpetrada una tarde tonta de aburrimiento tras el ordenador de algún personaje anónimo (a veces estoy convencido de que no deja de ser ambas cosas), acaba convirtiéndose en algo, desde un plano estrictamente musical, bastante más serio y de una amplitud mayor que cualquier canción que ha podido ver la luz bajo el sello de A. G. Cook.

Compilado de generoso minutaje (30 cortes) y dos partes bien diferenciadas: la primera, la oscura, que es como si a Incapacitants les dan el catálogo de PC Music, un pollo de farlopa y un martillo de demolición; y la segunda, la luminosa (aunque igual de atroz y disparatada), una meta-deconstrucción-reconstrucción-parodia-¿homenaje?-reescritura más “próxima” al ecosistema pcmusiquero, o, a ratos, el mainstream según The Residents. Uno de los momentos más demenciales del conjunto llega cuando suena Hi QD, reescritura etílica, grotesca y extraordinaria del megahit del año pasado a pachas entre A. G. Cook y SOPHIE.

Olvidándonos del germen y el fin de todo esto, el concepto como álbum en su conjunto es tan jodidamente inaudito, inconexo y ambiguo que sólo por eso ya se convierte directamente en uno de mis discos favoritos del año. Llegando un punto en el que no sabes si detrás de estas canciones se esconden auténticos superdotados musicales o una cuadrilla de tarados con ganas de dar por culo. Una nómina de creadores en la que figuran akas tan disparatados como Fux Content, Kylie Monologue, Meme Vivaldi ft. Stephen Hawking o A. G. Kush, y eso ya significa jurarles amor eterno.