Pascale Project - Just Feel Good For A Moment (2015, n/a)

PRIMERAS VECES QUE NUNCA SE OLVIDAN:

  • Primera Comunión. De calle, cuando lo guay era ir de marinero. Pantalones cortos granates. Di el cante bastante. Gracias mamá.
  • Primera liga ganada a las chapas. Con el depor (mi hermano ya se había pedido al madrid). Manjarín jugador revelación. Desde entonces no volví a catar las mieles del éxito, cambiándome al ciclismo de chapas, donde coseché más de una victoria de etapa con el Festina y alguna que otra costra en las rodillas.
  • Primera vez en convertir a Sonic en Supersonic. Sonic the Hedgehog 2. Tarde de consoleo saltándome mecanografía. Oil Ocean Zone y sin utilizar el truco del menú de canciones. Cotas de flipamiento aun por superar. Las consolas no se calentaban a las dos horas, era un invento de los padres para que no te viciases mucho.
  • Primer sobre de Magic. Tienda Amores, en Tomelloso. Edición Mascaras de Mercadia. Abrí una Jolrael Emperatriz de las Bestias, que un amigo me cambió inmediatamente por una sierpe 7/6 pensando que me estaba timando. Al tiempo, y a medida que íbamos entendiendo el juego, nos dimos cuenta de que ambas eran chustaza de la gorda.
  • Primera vez que escuché a INTERNET CLUB. De paseo por el campo bordeando la autovía Manzanares – Ciudad Real. Había charcos de haber llovido el día de antes. En aquel momento mi mente se debatía entre si lo que estaba escuchando era un puto timo o la música que se haría dentro de 30 años.

A decir verdad, no recuerdo qué leches estaba haciendo la primera vez que escuché Just Feel Good For A Moment, el disco de debut de la canadiense Pascale Mercier (aka Mathématique, aka Pascale Project). Lo que sí puedo afirmar es que hace años (y no muchos) hablaríamos de lo increíblemente arriesgado y transgresor que resultaría introducir unas sábanas blancas en la portada de un disco. Eso y que existe una dimensión paralela en la que Everything but the Girl dan bolos en Far Side Virtual City y Donovan Hikaru produce discos para Madonna.

En su bandcamp podrás oler aromas de ropa recién lavada, comprar camisetas que ella misma ha hecho a mano y escuchar un disco que no aparecerá en ninguna lista de lo mejor del año (en la mía tampoco).