Noveller "Fantastic Planet” (Fire, 2015)

Lo digo rápido para los que sólo vienen a leer dos frases y quieren seguir navegando compulsivamente: Fantastic Planet es fantástico. (y un buen antídoto para la compulsión). Pero lo de fantástico es en todos los sentidos, no sólo en que tiene el Pargueland Seal of Approval, sino también en que transporta a otros mundos.
Pocos discos tienen el nombre tan bien elegido. Es escuchar los primeros segundos de Fantastic Planet e instantáneamente empiezan a aparecer por la ventanilla las borrosas líneas de un paisaje desconocido, desierto, ondulante, donde abundan los ocres brillantes y los verdes esmeralda, como en la genial foto de portada.

Es realmente otro planeta. Bastante distinto a los que nos tenía acostumbrados Sarah Lipstate. Ya no hay tanta oscuridad gracias a unas melodías de primavera venusiana. La guitarra casi se ha olvidado de la distorsión y se abre a un montón de matices y efectos nuevos que se funden con sonidos sintéticos, quienes además, tienen más presencia que en ningún otro disco de Noveller.
Se acabará el disco y no sabrás dónde has estado. La perfecta cohesión de los temas es tal, que los 39 minutos pasan antes de que te des cuenta. Por suerte, para volver a ese fantástico lugar, puedes darle al play otra vez, o mejor, verla en Barcelona, Bilbao, Castellón y Santiago en los próximos días.