Nancy Leticia

A menudo entro en google, introduzco “tags vaporwave” y echo una ojeada en diagonal a las últimas referencias bandcamperas alojadas en el cada vez más ninguneado, marginal y maravilloso website. Suelo abrir 2-3 aleatoriamente (generalmente escojo aquellas cuya portada consigue efectos inmediatos en mi cabeza). Me tumbo y pienso en diversas cosas, generalmente relacionadas con lo insustancial de mi vida. ¿A cuántos tragos de Dr Pepper estoy de percatarme de que este comportamiento no dista mucho del del chaval que no saca el cd del Castlevania Symphony of the Night de la play y se dedica obstinado a levantarse mañana sí mañana también con la esperanza de hallar zonas inéditas para ampliar el % del mapeado del castillo?

“what i want most rn is for someone to blow dry & play with my hair while i play the piano”

Bueno, a Nancy Leticia no la descubrí en ningún bandcamp, ni tampoco en el castillo del Castlevania. Lo que pasa que me apetecía hacer esta introducción. Su música no es vaporwave en sí misma, aunque yo la veo en la órbita de artistas como Amun Dragoon, por poner un ejemplo. La definiría como midis a medio camino entre el new age (recordemos, aún en vías de rehabilitación social tras su paso por el internado de géneros musicales maltratados), Satie, las musiquillas de los puntos de descanso de los Final Fantasy y el guarrear via webcam con chonis del chat de terra.

“Suicide doges > suicide girls”

A lo mejor estoy loco o bien tiendo a dejarme llevar por mis fetiches pero (acá viene el momento de la entrada en el que intento ganarme el aplauso pureta fácil) veo un cierto toque “robertwyattesco” en el diáfano uso de los sintetizadores de algunas canciones, en ese lejano y espacioso sonido nostálgico (Canterbury Scene by Squaresoft, lo vamos a acuñar)

Su música, además de imbuir al cerebro en interesantes estados de nostalgia, está bien para decirle a los fans de “laurelhalos”, “hollyherndons” y “stellarOMsources” que eres más guay que ellos y que estás en el next level, y que tu diva está aún en un plano, digamos, de poder zumbártela.

“as much as i hate some things, i love other things equally as much, but mostly, i feel nothing”

Aporto para finalizar algunos datos formales: la descubrí en el listado de amigos de facebook de James Ferraro (esa impagable micro-escena), es miembro del colectivo Hot Sugar, ha publicado en Aural Sects (primer ep, 2013) y en Noise Collector (segundo ep, publicado hace dos días y con portada al más puro estilo las Flos Mariae) y tiene tumblr.