Luka Productions "Fasokan" (Sahel Sounds, 2017)

Uno de los plugins más utilizados de Senegal a Niger pasando por Bamako se llama West Africa y sintetiza muchos de los instrumentos percutivos originarios del África Occidental en tres confortables gigas. Son esos mismos tres confortables gigas los que Luka Guindo (aka Luka Productions) ha utilizado de forma majestuosa en su segundo trabajo para Sahel Sounds, el sello con base de operaciones en Oregon comandado por Christopher Kirkley.

Además de tocar los teclados en una iglesia local Guindo es culpable de grabar y producir la mayoría de sandeces que vienen haciendo una serie de jóvenes productores en Mali, su ciudad natal. Los canales de distribución de la música de estos chavales van desde un lápiz usb o un cd-r a mensajes de móvil que los propios artistas se van pasando y que llegan a oídos de la GENTE vía el boca a boca. La naturalidad del transporte de todos esos temázos que salen del estudio de Guindo se resume en Fasokan de una forma increíble, todo el LP es una perla de ritmos pausados que van creciendo en la nuca y cuya producción te susurra al oído cuál minino en Katnip. Luka da una master class de construcción sonora en este disco, sus canciones fluyen con una elegancia insólita y los elementos percutivos de sus puzzles minimalistas creados a base de Cubase y FruityLoops caen en líneas perfectas para luego disolverse puntuando por todo lo alto.

El estudio de Luka debe medir unos cuarenta metros cuadrados pero la imaginería espacial de su música es directamente proporcional al número de conspiraciones paranoicas que encuentran los fans de Kubrick en The Shining. Al igual que la peli del culpable de que el hombre nunca llegara a la Luna Fasokan es gozo, misterio y baile. La música del Maliense es ese plano secuencia lleno de Ngonis y Balafones sintetizados llevándote de la mano por esa moqueta geométricamente perfecta y el viaje empieza justo cuando empiezas a ver el jersey del Apollo 11 del pequeño Danni. Mandíbulas por los suelos, ojos bien abiertos.