KillaWatt "47010" (47, 2017)

Vamos a copiar y pegar la definición de la palabra Alquitrán: Sustancia densa, pegajosa, de color oscuro y olor fuerte que se obtiene por la destilación del petroleo.

Si de casualidad le habéis dado al play antes de leer esto me apuesto una pierna a que todas estas palabras han atravezado como un hacha filuda vuestro subconsciente y os han ido explotando una a una en el hemisferio derecho de vuestros cerebros.

El inglés Matthew Watt -que en su día editó varios discos de Dubstep donde la producción exploratoria era ya una máxima- ha escalado unos cuantos peldaños más en su oscuro camino hacia la síntesis del miedo vía ritmos rotos, frecuencias confusas y un nivel de intensidad y mala baba propio del Cronenberg más cabrón.

Los cuatro tracks que esconde 47010 exudan por todos sus lados un Techno oscurísimo que te cruje los oídos a base de golpes modulares dignos de un equipo de demolición Alemán. Esto, sumado al decorado de dinámicas de ruido con las que Watt te va arrastrando a su cueva hacen de este 12" una pesadilla -densa, pegajosa y de color oscuro- en la que apetece estar un buen rato e intentar descifrar el monstruo del pantano al que Watt parece estar continuamente intentando acabar en este su primer trabajo como maquinista del mal.