James Pants "Savage" (Stones Throw, 2015)

Hace unas semanas cuatro caballeros muy majos me extrajeron el teléfono móvil literalmente a patadas y dado que mi pereza para hacer cualquier tipo de trámite que implique soportar a una persona que odie su trabajo es infinitamente superior a mis ganas de enviar emojis a mis amigos por whatsapp estuve un tiempo largo “incomunicado”, incapaz de googlear algo o darle like a la foto en Instagram de alguien que probablemente no me salude al verme pasar por la calle.

Había hecho una reseña muy guay que hablaba del Plunderphonics (échate unos cuantos LOL’s aquí ), la muerte del SeaPunk y alguna mierda más elaborada sobre la Teoría del Aceleracionismo, pero debido a la ausencia de mi preciado Smartphone 4G y la imposibilidad de escuchar este disco de James Pants en lugares públicos no me queda más remedio que simplemente citar algunas pequeñas epifanías que he tenido al observar el pequeño mundo diario que me rodea sin tener la cabeza inclinada 45 grados mirando hacia una pantalla LCD:

He visto a Martin Denny paseando por Gràcia retuiteando movidas sobre ranas y leones viviendo en selvas climatizadas, he visto a Pants terminando de diseñar una web en su casa de Colonia-Alemania con tiempo solamente para escuchar el Commercial Album de los Residents y seguir metiendo midis en un PortaSound. He visto (es que ví muchas cosas en serio) a Sonny Crocket detenerse delante de un McDonalds para contestar una llamada y es más, juraría que su ringtone era Designated Driver (uno de los pequeños hits de este Savage ). Luego se ha hecho tarde y delante mío ha pasado una chica vistiendo una camiseta con el logo de Geocities tarareando eso de “Everytime i see you babe on my computer screen...” y he pensado “Viva el Tinder, el Audiogalaxy, la melancolía del Waking Dreamer, el sueño de abuelos alemanes de que algún día no muy lejano los hoteles de lujo que frecuentan implementen máquinas virtuales para simular unas perfectas vacaciones en el Pacífico Sur”.

Todo el hiss mediático de la necesidad inventada y finalmente el baile, ese baile oscuro con el que Pants viene dando cera desde el fantástico Welcome : Funk, Boogie y algunas veces negro como petróleo fresco y eléctrico. Todos esos elementos se han sintetizado en este Savage con la maestría con la que Lee Perry quemaba los Black Ark Studios en el nombre de Jesus Christ. Sus viñetas de no más de dos minutos son como ver el screensaver de tu Windows 95 difuminarse mientras te pones moreno/a en tu solarium preferido.

Así que compadre, enchufa tu Iphone6 al soundsystem y dale intenso. El baile seguro, usable y funcional ha estado aquí.