Borealis "Vivipary" (Heard Island, 2017)

Si alguna vez os han apuntado con una pistola en el pecho ya os digo yo que vais a conectar casi de inmediato con lo que Jesse Somfay factura en este 12". Los dos tracks -cuya inspiración nace a raíz de un ataque al corazón que tuvo el canadiense hace unos años- son una de las cosas más abrasivas, salvajes y potentes que servidor ha escuchado en lo que va del año (casi casi a la altura de esa brutalidad que ha editado Tzusing hace unos meses y -venga- algún disco del Batu).

Vivipary es techno oscuro que vibra en los oídos como un Boeing 747 a punto de despegar y cuyas percusiones golpean en la entrepierna con la misma fuerza con la que se ensamblan coches en Detroit. Somfay no va de un extremo a otro buscando el gris, directamente se recrea en todas las texturas de negro de su paleta sonora e insiste en patrones veloces y sin florituras. Su música parece una carta de amor a una pista de baile sucia, claustrofóbica y sin salidas de escape ante el inminente incendio que por cierto ya habría devorado a la mitad de los parroquianos para cuando empieza el bestial remix de Axel Helios para Heartshell.

Decían muchos que habría que mover las industrias, con este disco Borealis parece insistir en perderse en ellas, en explorarlas con insistencia para luego verlas arder.