Benoit B "Japonaiserie" (Berceuse Heroique, 2018)

Desde las épocas en las que la YMO rompía los charts en el Reino Unido gracias a una versión de Firecracker de Martin Denny el intercambio cultural con el lejano oriente no ha hecho más que enriquecer la muchas veces soporífera paleta de sonidos de este lado del mundo. Al mismo tiempo que los colegas de Haruomi Hosono tomaban prestadas referencias germánicas en los primeros ochenta para producir sus viñetas de TechnoPop en apariencia inofensivo por este lado del charco gente como los cuestionables Japan se flipaban con las escalas pentatónicas tan relacionadas a la música tradicional Japonesa para crear discos como Tin Drum, el cual hasta ahora me parece un artefacto digno de curiosear de cuando en cuando (de allí el ladrillo completamente innecesario que me acabo de soltar).

Y aquí estamos, viendo como el bucle vuelve a reiniciarse y esta vez es Benoit B el que se sienta a trazar por intermedio de postales sonoras un paisaje que parece extraído directamente de una aventura nocturna por las calles de Tokyo (por más estereotípico que eso suene). Las composiciones de Benoit en este disco son algo similar a la sensación que uno tiene cuando falta al trabajo, al instituto o a donde sea que os obligue la sociedad a ir los días de semana. Sus tracks se convierten en la banda sonora perfecta para pillar el autobús o el metro a esas horas en las que parece que el resto de la ciudad está atrapada en una estructura de cemento y la función del sol es sólo la de iluminar el paisaje.

Japonaiserie funciona como un todo y se aparta del simple ejercicio de estilo con toques cool de otros proyectos en el mismo radar. Los tracks de este disco parecen una clase de modelado en hielo, las figuras que crea Benoit B lejos de pasar desapercibidas como fondo musical cautivan de una forma extraña y no te dejan ir, probablemente por el uso de esas pentatónicas arpegiadas de las que hablaba antes y que el francés conduce con tanta destreza en este disco.